Consejos para conducir con niebla

Si sigues estas recomendaciones para conducir con niebla, llegarás a tu destino sin ningún problema.

Aumenta la concentración

Es importante a la hora de conducir, pero más todavía ante situaciones adversas como la niebla. Para ello circularemos sin música. Si vamos acompañados, instaremos al copiloto a colaborar con nosotros y completar nuestra información sobre lo que tenemos delante. No mantendremos conversaciones innecesarias e, incluso, si la distancia a la que vemos es poca, podemos bajar la ventanilla para poder oír si viene algún vehículo. Ya que el oído quizás pueda distinguirlo antes que la vista.

Circular siempre por la derecha

No adelantaremos, salvo extrema necesidad, ni usaremos de referencia al coche de delante, ya que si se equivoca causaría también un error nuestro. Intentaremos, en la medida de lo posible, seguir la línea blanca de la derecha de la calzada, pero sin pisarla. Ya que la humedad podría hacer que perdiéramos agarre en los neumáticos y con ello perdiéramos el control del coche.

Reducir la velocidad

Hay que circular más lentos ante situaciones adversas. Iremos tanteando cual es la velocidad idónea según las características de la niebla.

Distancia de seguridad

Los frenos pueden perder eficacia, por ser la temperatura más fría y porque la humedad puede hacer que el asfalto esté resbaladizo, así que aumentaremos la separación con el vehículo que nos preceda para mantener una distancia de seguridad óptima.

Uso adecuado de las luces

Utilizaremos, sobre todo, las de posición y las de cruce. No emplearemos las largas, ya que reflejan en la niebla y pueden deslumbrar a otros conductores.

La antiniebla delantera es de uso opcional y está diseñada para que no refleje. La antiniebla trasera es obligatoria con niebla muy densa. Entendemos como niebla muy densa aquella con la que tenemos menos de 1 km de visibilidad respecto al horizonte.

Frenar con suavidad

Frenaremos con tacto, ya que de lo contrario las ruedas podrían bloquearse, y podríamos perder el control del vehículo.

Eliminación rápida del vaho

Prestaremos mucha atención a parabrisas y retrovisores. Para la acumulación de vaho exterior, emplearemos los limpiaparabrisas de manera intermitente. Si el problema lo tenemos en el interior, encenderemos la ventilación. Si esto no es suficiente, abriremos durante algún rato una de las ventanillas.

Revisar los neumáticos

Es importante llevarlos equilibrados y con la presión correcta, ya que el piso es muy probable que esté húmedo, con lo cual el agarre será peor que en un día de buen clima.

Parar por seguridad

Es la mejor y única solución si la visibilidad es nula. Lo haremos a un lado del andén derecho de la calzada, manteniendo encendidos los intermitentes. Si necesitáramos salir del coche, lo haríamos bien abrigados y con el chaleco reflectante. La precaución es la mejor manera de evitar accidentes.

Escribe un comentario:

*

Tu dirección de email no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

© Experto en Siniestros | INDEMNIZACIÓN JUSTA DE TU ACCIDENTE

logo-footer

SÍGUENOS EN: